jueves, 21 de septiembre de 2017

Devil came to me

Hoy, os voy a contar un hecho que me ocurrió hace ya bastantes años. Poca gente conoce la historia, pues tenía (y tengo), miedo de que crean que no estoy cuerdo. Bueno... ahí va:

Conozco al demonio pues un día luche contra Él. Fue un cinco de enero. Estaba solo, me encontraba muy cansado y decidí echarme la siesta.

El condenado quiso atacarme mientras estaba dormido. Sentí que me faltaba el aire, Él me estaba estrangulando. Sin embargo, no veía a nadie. Fue una lucha a muerte, yo contra Nadie. Cada vez más desesperado, cada vez más ahogado. Me moví enérgicamente para poder liberarme hasta que caí de la cama. Tuve una sensación de descanso. Ahora, podía respirar....

Estaba en el suelo, con la cabeza apoyada en la mesita de noche, exhausto, cuando llegó el segundo asalto: 

Nadie, me cogía con fuerza de la parte de arriba del pijama, me levantaba y me estampaba fuertemente contra la mesita. Yo intentaba poner los brazos alrededor de mi cabeza para amortiguar los golpes. Un golpe, y otro, y otro.... y me rendí. perdí el conocimiento...

No sé si se apiadó de mí o se aburrió de apalizarme. Lo que sé es que me dejó vivir.

No salí indemne, me dejó heridas de guerra: no podía mover la lengua, ni las manos ni las piernas. Con lo qué, no podía hablar, ni llamar por teléfono, ni siquiera caminar. Como pude, me arrastré a la calle para pedir ayuda.  ayuda que no encontré (aunque esa es otra historia....).

Al final, acabé en una ambulancia camino al hospital. Y a las pocas horas, ya podía hablar y moverme con normalidad.

Yo no conté mi lucha con el diablo Nadie. por suerte, los médicos me dieron una versión mucho más fácil de contar: Ellos, dicen que me dio un ataque epiléptico mientras dormía Que me ahogaba porque la lengua me tapaba el orificio respiratorio. Al caerme de la cama pude respirar y que los golpes contra la mesita de noche eran debido a las convulsiones. dicen que luego me desmayé. Los neurólogos me contaron que el ataque epiléptico se produjo porque se me inflamó una parte del cerebro. Y ésto me impedía hablar y mover la parte derecha del cuerpo.

Seguramente, los médicos tienen razón, pero, yo no lo viví así. vosotros decidís que versión preferís creer.



Título: Devil came to me
Tema: rojo
Semana: 12



domingo, 27 de agosto de 2017

Ataduras

Se avecina un acontecimiento muy importante en mi vida, de esas que te cambian la vida. Seré padre dentro de muy poquito. Tengo muchísimas ganas, de verle la carita a Claudia. Sin embargo, me viene a la cabeza una frase que me dijo un amigo: "ahora dejaras de ser Saúl para ser el papa de Claudia". Y es que aunque mi niñita sea lo más importante en mi vida no quiero dejar de ser yo, no dejar de hacer eso que aquello que me hace feliz.



Semana: 8/52
Tema: Árbol
Título: Ataduras

Os dejo las fotos que he utilizado en el montaje:




sábado, 12 de agosto de 2017

Amplía horizontes

Ésta semana me tocaba representar el tema "firmamento". No se me ocurría nada. Estaba bloqueado.

Al final, me vino a la mente el libro de EL PRINCIPITO. Pensé en representar la historia de la flor:

Un día en el planeta del principito, brotó una flor; Ella era la más especial y bella flor, pues era única en el universo. Era tan singular que se permitía ser caprichosa y mentirosa. Al final, el principito decidió recorrer otros planetas y descubrió, con gran decepción, que en la Tierra, habían cientos de flores como ella. Resultó que "su flor" era una simple rosa.

Y es que muchas veces, creemos estar en posesión de la verdad absoluta y lo que nos pasa es que necesitamos ampliar nuestros horizontes. Así que viajad, conoced a gente nueva, hablad con ellos, poneros en su piel, interesaros por cosas nuevas....





Título: Ampliando horizontes
Tema: firmamento
Semana: 6/52


Al final, resultó que la rosa de su planeta sí era única, pues aquella era "su flor", la que estaba "domesticada", la que quería.

os dejo una imagen de todo el proceso para construir la foto:





sábado, 5 de agosto de 2017

Brotes verdes

Me doy cuenta que ya no soy el mismo. Seguramente, las tragedias que han acontecido en mi vida, han hecho que se me agríe el carácter. ésto lo sabe bien mi círculo cercano; mis amigos y familia que siguen estando ahí.

El resto de relaciones, empecé a no cuidarlas, a no regarlas. Por lo que, la mayoría de ellas, se secaron. A demás, la falta de agua hizo que el terreno se volviera árido, infértil; Lo que imposibilitó que fructificaran nuevas relaciones.  

Ahora soy consciente y ahora me arrepiento. Aunque pienso que nunca es tarde y que, de igual manera que las malas experiencias hicieron que se secara el terreno, las buenas, harán que vuelva a ser fértil y que aquello que se secó, rebrote.

Se avecinan buenos tiempos.


título: Brotes verdes
semana: 5/52

sábado, 29 de julio de 2017

El Olvido

No sé si el olvido fue voluntario o un mecanismo de defensa...

Vivía lejos de casa cuando una llamada de teléfono me despertó. Era pronto, muy pronto... de madrugada. Al descolgar, escuche la voz de una amiga de la familia: - Saúl, ven que tu madre se ha puesto muy malita. Y !plas!!!! desconexión, negro absoluto.

Llegó una época oscura. Tenía la sensación que mi cuerpo funcionaba en automático. No era consciente "del aquí ni el ahora" , deje de tener ideas, deje de crear. Ya no dibujaba, ya no pintaba, ya no... Tal vez, me concentre en sobrevivir.

Poco me acuerdo de los años posteriores. Tampoco recuerdo el momento que volví a conectar con mi vida. sólo sé que regresé...


Título: El olvido
Tema: idea
semana: 4/52






viernes, 21 de julio de 2017

Mi posesión

Si hay algún elemento que me hace sentir bien es el agua. Cuando me sumerjo en ella, me renuevo, purifico y siento que no hay nada malo que me pueda suceder. A mis amigos siempre les digo que "soy muy de agua". y es que si hay agua, soy feliz.

Siempre me voy por las ramas.... Lo que os quería contar hoy es la obsesión por poseer que tenemos los humanos. Y es que no sabemos ver algo bonito, disfrutar de ello, quedarnos con la experiencia y dejarlo ir. Tenemos la necesidad de poseerlo. tiene que ser nuestro de alguna manera o otra.

A mí me pasó con el mar de Ribera Maya:

Quedé fascinado por sus colores, su temperatura y su fauna. Si me hubieran dado la oportunidad de quedarme con un trocito de ese mar, lo hubiera comprado sin dudar.

Fui incapaz de disfrutar de esa maravilla y dejarla marchar. Tuve que poseer algo de él. Bueno... luego os cuento lo que le robé al mar Caribe.





Título: Mi posesión
Semana: 3/52
Tema: Paisaje

Pues no pude venir a España sin robar 10000 fotos del fondo marino y una piedra marina que tuve que coger de souvenir.

lunes, 10 de julio de 2017